Los sindicatos, federaciones y confederaciones del sector privado de servicios reunidos en la agrupación Unidad por Trabajo Digno (UTD) participamos en el proceso constituyente proponiendo normas laborales que fueron parte de la propuesta de Nueva Constitución, que buscaron dignificar el trabajo y avanzar hacia un nuevo modelo de relaciones laborales más justo y equitativo.
UTD desarrolló un largo proceso que comenzó con talleres de capacitación de las y los dirigentes sindicales en materias laborales y constitucionales, continuó con incidencia en la Convención Constitucional, la redacción de un propuesta de articulado de norma que fue aprobado en el Pleno y que culminó con la campaña #YoTrabajoYoApruebo para dar a conocer las normas laborales a las y los trabajadores.
Participamos en audiencias públicas y reuniones con convencionales, en las que las dirigentas y dirigentes expusieron su argumentación como representantes del comercio, retail, supermercados, clínicas y centros de salud privados, recolección de residuos domiciliarios, transportes de valores, trabajadores/as gráficos, entre otros sectores productivos que son parte de UTD.
Como Unidad por Trabajo Digno logramos que fuera parte de la propuesta de texto constitucional el derecho al trabajo decente, la libertad sindical, la negociación ramal, el derecho a huelga, la participación de las y los trabajadores en las empresas, el órgano de fiscalización autónomo, como parte del catálogo de Derechos Fundamentales incluidos en el borrador.
Concluido el plebiscito de salida, reiteramos nuestra más profunda convicción con los principios constitucionales en materia laboral que impulsamos como agrupación sindical, por lo que continuaremos trabajando para que éstos sean incluidos en una Nueva Constitución.
Creemos que las trabajadoras y los trabajadores deben ser parte de un proceso participativo de construcción de un nuevo pacto constitucional que refleje la opinión de millones de chilenos que optaron por una Nueva Constitución y que represente la adhesión mayoritaria a derechos sociales garantizados por un Estado social y democrático de derecho.
Chile se merece un trabajo digno y emparejar la cancha entre trabajadores y empleadores, reconociendo la función social del trabajo y el aporte que los trabajadores y trabajadoras hacen al país, por lo que seguiremos proponiendo normas laborales desde la unidad sindical en la siguiente etapa hacia la construcción de una Nueva Constitución.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.